Los 5 problemas reales de la comunidad negra en los Estados Unidos

La comunidad afroamericana de los Estados Unidos tiene problemas reales que es necesario solucionar urgentemente. El tema es que estos problemas reales no tienen absolutamente nada que ver con la agenda ideológica que propone Black Lives Matter. Este grupo solo busca victimizar a la comunidad y darle a la sociedad un carácter de racismo sistémico porque de esta manera justifican la dialéctica marxista de opresor/oprimido que funciona de dogma fundamental para estos grupos. Pero la realidad es totalmente distinta.

En este quinto y último artículo de la serie voy a resumir esos problemas basándome en uno de los mejores libros al respecto: “Black Lies Matter” (“Las mentiras negras valen: Por qué la mentira es importante para la industria de la victimización”), del reconocido autor afroamericano Taleeb Starkes, quien conoce a fondo la problemática afroamericana tanto por sus investigaciones como por su experiencia personal.

Aquí los 5 problemas reales de la comunidad afroamericana en los Estados Unidos:

Problema # 1: Proliferación de madres solteras y familias disfuncionales

La desintegración de la familia nuclear ha llevado a un aumento astronómico de hogares de madres solteras en la comunidad afroamericana. Según el Informe Moynihan, en 1965, casi el 25 por ciento de los niños negros nacieron de madres solteras. El autor del informe, Daniel Patrick Moynihan, dijo que esto era un desastre. Por supuesto, fue repudiado por los líderes negros y sus aliados progresistas. Pero tenía razón. Hoy, la tasa de natalidad fuera del matrimonio es de casi el 75%. e incluso la tasa es más alta todavía en Baltimore, Washington D.C. y Filadelfia. Esto quiere decir que sólo el 25% de los niños afroamericanos conviven con o saben quienes son sus padres. Este es el problema más preocupante y principal al que enfrenta la comunidad negra… Sin una base familiar sólida se desmorona todo lo siguiente.

Problema # 2: La mentalidad de víctima

No hay nada peor y que detenga a una persona en su crecimiento personal que verse a sí mismo como víctima [recomiendo ver el curso 12 reglas para la vida]. ¿Por qué es tan peligroso el victimizarse? Porque si uno es víctima, esto significa que no es responsable de su situación actual. Mi situación es culpa de otra persona. Y si la culpa es del resto, de la sociedad, del Estado, del sistema, entonces no hay nada que pueda hacer para mejorar y me abandono a mi mismo. Es por eso que la persona con mentalidad de víctima ve pocas posibilidades de mejorar su vida. ¿Cómo puedo salir adelante si el sistema me está frenando? Todo esto hace que la víctima sea infeliz, frustrada y viva enojada y, lo que es peor, resentida.

Lamentablemente muchísimos negros se ven a sí mismos de esta manera, como víctimas. Tanto es así que su condición de víctima se convierte en su identidad principal y su ideología dominante. Es lo que Taleeb Starkes llama “victimología”. Desafortunadamente, es un hecho que muchas iglesias cristianas negras predican esta “victimología”, muchos padres negros la transmiten a sus hijos, el sistema de educación público lo enseña como dogma oficial a sus estudiantes y los medios hegemónicos la refuerzan. Mientras tanto, Black Lives Matter recauda cientos de millones de dólares en nombre de la victimización del sistema, tremendo negocio.

Problema # 3: La falta de diversidad

Los movimientos y activistas afroamericanos exigen repetidamente un “diálogo o debate honesto sobre la raza y el racismo”. Pero, ¿cómo puede haber un diálogo honesto sobre la raza entre negros y blancos cuando prácticamente no hay diálogo honesto entre negros y negros? Es un pedido hipócrita. Además, si un negro no piensa según estos parámetros marxistas, o no apoya a candidatos negros como ocurrió con Michael Jordan que jamás quiso conceder que “los blancos son en última instancia responsables de los problemas de las personas negras”, se los etiqueta como “vendidos”, “traidores de la raza”, etc. En realidad nada más racista que esto, ya que imagínense si un blanco dijese que ellos tienen que votar a Trump y no Obama ya que Trump es blanco y por lo tanto votar a Obama es traicionar a la raza… Hay grandes pensadores afroamericanos, tales como Thomas Sowell y Walter Williams, los actores Morgan Freeman y Denzel Washington y la gran comentadora Candace Owen que inteligentemente denuncian el uso político de la comunidad negra para imponer una visión ideológica de la realidad. Ellos, quienes tendrían que ser el estandarte de esta comunidad, son callados y perseguidos por su visión realista de la verdadera problemática afroamericana (en esta línea recomiendo ver la película El Justiciero 2 que pinta muy bien la problemática afroamericana).

El diálogo y debate honesto sobre tiene que haber sobre la raza, la opresión, la victimización, es un debate que tiene que tener lugar no entre negros y blancos, sino entre negros y negros. Los pensadores negros demócratas y de izquierda piden “diversidad” de los demás, pero jamás la practican donde realmente importa: en el pensamiento, la opinión e incluso afiliación política de la comunidad afroamericana.

Problema # 4: Lealtad incuestionable a políticas progresistas

En relación con el problema anterior, surge una lealtad inquebrantable a políticas progresistas y liberales que los mantienen en la pobreza y estado constante de “victimización”. Esta es la razón principal por la que persisten y se perpetúan estas terribles condiciones de generación en generación. No es coincidencia que el progresismo sea el hilo conductor que une a las ciudades predominantemente negras donde predominan los hogares monoparentales, las escuelas que fallan, la pobreza desenfrenada y la delincuencia. En todos estos lugares los demócratas han estado en el poder los últimos 50 años ¿Qué han hecho por los afroamericanos? Buena pregunta.

He tenido la oportunidad de recorrer y conocer la problemática de ciudades como Detroit, Filadelfia y Baltimore, las cuales han sido dirigidos por demócratas progresistas durante décadas. Si sus políticas liberales fuesen efectivas, estas ciudades deberían haberse convertido en modelos de crecimiento económico y prosperidad. En cambio, son modelos de disfunción, crimen, pobreza y peligro. Al fomentar y explotar la mentalidad de la víctima, desalentar el autoexamen, subvencionar a madres solteras y excusar a los criminales negros como víctimas de un sistema y sin culpa personal, todas estas políticas progresistas no han aliviado los problemas que afligen a la comunidad negra sino que los han agravado y profundizado.

Problema # 5: El terrorismo urbano

Como casi todo el mundo sabe, pero muy pocos lo dicen públicamente, en la mayoría de las ciudades negras, el nivel de crímenes de negros sobre negros es alarmante. Un estudio del Departamento de Justicia de 1980-2008 reveló que los negros representaban casi la mitad de las víctimas de homicidio de la nación (47.4%) y más de la mitad de los delincuentes (52.4%), mientras que este grupo solo representaba el 13% de la población de Estados Unidos.

El Instituto Tuskegee realizó un estudio de todos los linchamientos de negros que ocurrieron entre 1882 y 1968. Durante este período de 86 años, que es esencialmente la era posterior a la Guerra Civil hasta la era de los Derechos Civiles, 3.446 negros fueron linchados. En la actualidad, esta cifra equivale al asesinato de negros por negros en un período de 6 meses. Es decir, los linchamientos que ocurrieron durante 80 años equivalen a la cantidad de asesinatos de negros por negros cada 6 meses. Terrible.

 Y después Black Lives Matter pide la abolición de las cárceles porque los negros están sobre representados en el sistema penal… Si invertimos el argumento, es como pedir que encerremos a miles de mujeres argentinas en la cárcel porque están no representadas en el sistema…

Problema #6: La raza

¿Pero acaso no eran 5 problemas? Si, pero hay que nombrar la raza para despejar dudas. Este no es un problema. ¿Por qué no? Es simple: no habrá solución a los problemas que afectan a los afroamericanos hasta que ellos mismos reconozcan que los problemas que afectan a su comunidad son en última instancia auto infligidos. ¿Pero acaso no hay personas que de hecho son racistas? Por supuesto. Pero hay otros problemas mucho más serios. Y esperar hasta que no haya más racistas significará esperar y poner excusas para siempre. La raza, por lo tanto, es simplemente la excusa para perpetuar el resentimiento, la victimización y el pretexto para no hacer nada por mejorar.

© Pablo Muñoz Iturrieta 2020

5 Comentarios

  1. Gran análisis de la situación afroamericana. Es nefasto como esta narrativa ideológica crea una mentalidad de víctima en las personas que hace que actualmente las generaciones más jóvenes no tengan la oportunidad de superarse así mismos, porque desde su niñez se les enseña mal, además de nefasto es esclavizador.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s