La relación entre la “justicia climática” y el aborto

La llamada “justicia climática” es un término nuevo para muchos, pero para quienes estamos metidos en el estudio del marxismo cultural, no es más que una aplicación de las teorías de Marx al clima con el fin de imponer controles sobre naciones y la población. De fondo, la teoría de la “justicia climática” afirma que, como la gente que tiene propiedad privada es la que más emite dióxido de carbono (CO2), deben pagarle a los pobres por el “privilegio” de contaminar al mundo.

aumento de combustible en Ontario, Canadá, por el impuesto al carbón

De ahí los impuestos al carbono, como pasa, por ejemplo, en Canadá… Lo curioso es que los millones de dólares de estos impuestos terminan en los bolsillos de políticos o no sirven para nada más que financiar la superestructura política de la democracia totalitaria contemporánea. Para los pobres nada… Y para ayudar al clima tampoco… Pero el marxismo no es el único interesado en el tema. Aquí comparten intereses compañías capitalistas, el lobby “verde”, la industria abortista y los gobiernos de turno. Veamos por parte.

Hay fuertes intereses de grandes multinacionales interesadas en aprovechar el momento político e invertir en energía “verde”. Estos son los poderes económicos detrás de Greta Thunberg, tales como el magnate sueco Ingmar Rentzhogla, el centro de estudios Global Challenge (entre cuyos miembros están David Olsson, miembro de Svenska Bostadsfonden, uno de los fondos inmobiliarios más grandes de Suecia, Gustav Stenbeck, de la empresa de inversión sueca Kinnevik, Anders Wijkman, expresidente del Club de Roma y miembro del Parlamento Europeo entre 1999 y 2009, Nystedt Ringborg, asesora de la Agencia Internacional de Energía y exvicepresidenta de la corporación multinacional suizo-sueca ABB que opera en áreas de robótica y energía y miembro de Sustainable Energy Angels, una firma de capital riesgo de energía verde), la fundación ONE (perteneciente a la red de fundaciones Open Society the George Soros), Climate Justice Now! (lobby a favor del aborto y la justicia climática y de género) y tiene como jefe de prensa (¡la joven tiene hasta eso!) a Daniel Donner, quien trabaja para la European Climate Foundation ante la Unión Europea. ¡Tiene más sponsors que Messi! Gato encerrado.

Alexandria Ocasio-Cortez

Pero el tema central es que se usa la agenda del cambio climático para imponer el aborto en el mundo. El argumento dice más o menos así: como son los hijos de los pobres los que van a sufrir los efectos del cambio climático (ya que los ricos tendrán cómo cobijarse), debemos ahorrarles ese dolor y abortarlos antes que nazcan… Es decir, genocidio de los pobres por el aborto, en vez de ayudarlos caritativamente ante una eventual catástrofe. Mientras la Cultura Occidental Cristiana nos llama a la ayuda y caridad, la Cultura de la Muerte propone la eliminación del inocente. Por ejemplo, la representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez, quien es una feroz comunista, afirmó recientemente esto durante una sesión de Instagram Live sobre el cambio climático: “Hay consenso científico de que la vida de los niños se va a volver muy difícil. Y esto lleva a la juventud a preguntarse una pregunta legítima: ¿Está bien todavía tener hijos?”

La presión política y de los medios ha tenido un efecto abrumador sobre la juventud. Por ejemplo, en Estados Unidos sondeos indican que el 38% de los jóvenes entre 18 y 29 años cree que “el cambio climático debe ser un factor al momento de decidir si tener hijos”. Los medios les han hecho creer que, si tienen hijos hoy, no hay garantías de que haya un futuro “vivible”. Y es por eso que el activismo climático ha incorporado en sus filas la causa de la “justicia reproductiva”.

No es de extrañarse, entonces, que se presente a la “justicia climática” como equivalente o igual a la “justicia reproductiva”, la cual, como sabemos, es promovida por las campañas para legalizar el aborto en el mundo y distribuir anticonceptivos gratis en la población (pagados con los impuestos de la gente, enriqueciendo tanto a las multinacionales abortistas como a las farmacéuticas). Y aquí entra en el juego alarmista la multinational abortista más grande del mundo: Planned Parenthood. Por ejemplo, esto afirman en su sitio web: “Al considerar soluciones a la crisis del cambio climático, los servicios de salud sexual y reproductiva podrían no ser lo primero que se nos ocurra, pero en realidad podrían desempeñar un papel muy importante en estrategias ambientales positivas.” ¿La solución a la crisis del cambio climatico? Anticonceptivos y abortos, pagados por el gobierno y administrados por Planned Parenthood ¡por supuesto! “214 millones de mujeres y niñas que quieren anticoncepción actualmente no tienen acceso a ella, y hay 99.1 millones de embarazos no planificados al año en todo el mundo. Estas dos cifras están indudablemente vinculadas y muchos países con una gran necesidad de anticonceptivos también tienen una alta vulnerabilidad al cambio climático.” Ahí lo tienen… justicia climática y justicia reproductiva… ¿La solución? “Empoderar a las niñas” con anticonceptivos y abortos… De hecho Planned Parenthood fue una de las 12 organizaciones (¡todas abortistas!!!) detrás de los Acuerdos de París con respecto al clima. ¿Lo sabías? Son estas: EngenderHealth, FHI360, Guttmacher Institute, Ipas, International Planned Parenthood Federation, Margaret Pyke Trust, Marie Stopes International, PAI, Plan International UK, Population Council, PSI y Women Deliver.

Todas organizaciones abortistas y completamente dedicadas a esto, no al cambio climático… ¿O por qué creen que Trump se salió del acuerdo? Acá está el documento donde dichas organizaciones piden el aborto como solución al cambio climático. (si no sabes qué es Planned Parenthood, lee este artículo).

Pero volvamos al clima. Si lo que los alarmistas del cambio climático afirman es verdad, esto es lo que ocurriría: El suministro mundial de alimentos se desplomará a medida que las cosechas fracasen y el océano pierda sus peces, presionando más a las zonas fértiles restantes para producir lo suficiente para todos. El mundo estará más húmedo, pero el agua estará más sucia, ya que se arrastrarían gran cantidad de sedimentos, el nitrógeno necesario para la agricultura, los patógenos de distintas enfermedades, más los pesticidas y herbicidas, lo cual haría más difícil potabilizar el suministro de agua. Ahora bien, si eso es así, entonces lo correcto sería comenzar a diseñar acciones que nos preparen para ese momento. Es el momento de usar mejor la energía solar (debido a los grandes calores), el estudiar cómo almacenar esa agua del aumento de lluvias, cómo diseñar invernaderos para poder tener agricultura los 365 días del año (los holandeses son unos genios en este campo), etc. Pero en cambio ¿qué medidas toman los alarmistas? El aborto… como si matando la mitad de la población todo estaría bien para los restantes… además la naturaleza es sabia y en épocas de gran turbulencia los embarazos disminuyen solos y sin intervención humana (por lo que hasta los anticonceptivos son innecesarios, ahorrándose el daño físico que producen). La mujer tiene en su hipotálamo la capacidad de secretar hormonas para alentar o frenar la ovulación. En una situación estresante, como se supone ocurriría el cambio climático, naturalmente la mujer secreta grandes cantidades de prolactina, la cual impide la ovulación (es lo que pasa cuando está amamantando: se secreta prolactina), lo cual previene que quede embarazada.

Los activistas climáticos, por el contrario, vienen diciendo desde hace años que hay que “invertir” en los derechos reproductivos de las mujeres (para que IPPF se lleve el dinero), incluyendo (¡atención a esto!) introducir la educación sexual integral en las escuelas, el control de la natalidad en la población y acceso al aborto, porque solo así se va a resolver el problema del cambio climático. Bridget Burns, de la Organización de Mujeres para el Medio Ambiente y el Desarrollo, dijo por ejemplo: “Tenemos décadas de investigaciones que demuestran que invertir en los derechos humanos de las mujeres, incluyendo el acceso a la educación y los derechos sexuales y reproductivos es una parte importante de cómo podemos combatir el cambio climático. Necesitamos dejar de ver esto como complemento de la acción climática efectiva y, en realidad, verlo como un elemento central“. El aborto y la ESI es el elemento central de quienes luchan por el cambio climático…

Persona del Año ¿Cuánto pagaron?

¿Por qué entonces la agenda de “justicia reproductiva”? Porque hay mucho dinero atrás de esto, y en vistas al gran negocio del aborto es que el lobby abortista paga mucho dinero para que se hagan campañas que tengan un impacto muy fuerte en la psicología de los jóvenes, como pasa de hecho con el caso “Greta Thunberg”, quien casualmente acaba de ser elegida como “persona del año” por la revista TIME. Jóvenes como Greta son totalmente manipulados y usados tanto por el lobby abortista, como por el lobby “verde”, como por el lobby marxista. A todos ellos les conviene el alarmismo climático. Y al gobierno también le conviene, porque se llenan los bolsillos de coimas y, además, aumentan los impuestos con la excusa del pobre que sufre las consecuencias del clima…

Tenemos que cuidar nuestro medio ambiente, ser responables con el uso de los recursos naturales, pero ¡cuidado con los ambientalistas porque la agenda de ellos no es el clima y la naturaleza sino la supresión del ser humano!

©Pablo Muñoz Iturrieta 2019

Si te gustó este artículo y quieres que continúe mi trabajo defendiendo a tu familia, te pido encarecidamente una donación por Paypal o en efectivo. Tu lucha es mi lucha. ¡Muchas gracias!

6 Comentarios

  1. Gracias, Pablo x tu compromiso y tu empeno x esclarecer con tanta claridad todos estos temas. Gracias tb x hacernos sentir q no estamos solos. Gracias pir tu recorrido extenso x Argentina. Sigue tu tarea, te necesitamos. Abrazo grande

    Me gusta

  2. La hipocresia de los argumentos “ambientalistas” supera todo lo conocido, y no deja de sorprenderme como hay tanta gente que los cree, es TAN evidente que estan detras de un gran negocio, que su “causa” no tiene nada de altruista ni de preocupacion por el medio ambiente, que es inconcebible que alguien con los pies en la tierra se lo crea

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s