La perversa ideología de género

Fuente: Diario La Prensa http://www.laprensa.com.ar/478187-La-perversa-ideologia-de-genero.note.aspx

Gracias a Carlos Ialorenzi por el tremendo reportaje!

¿Qué es la ideología de género?

Se ha dicho mucho sobre esto, pero para no volver a repetir definiciones, vamos a ir un poco más profundo. La teoría del género niega de entrada que haya una “persona humana” definida como algo esencial y estático, que no cambia en lo más profundo de su ser. Según esta teoría, la categoría de persona ha sido impuesta históricamente por un patriarcado heterosexual y ha imposibilitado a que cada uno se construya como le plazca, especialmente con respecto a la propia sexualidad e identidad “personal”. Esto a dado lugar a distintas opresiones históricas. Por eso plantea la noción de género como más apta para la realidad de cada uno, ya que nos permite ir autoconstruyéndonos de acuerdo con la propia auto percepción y más allá, o en total negación, de lo que la biología nos impone. Esto último marca la propuesta netamente ideológica, ya que se niega rotundamente que la biología y la constitución genética tengan alguna influencia en el ser humano y todo lo atribuyen a una imposición cultural y social de la cual nos tenemos que liberar. Es por eso que se alientan las “disidencias sexuales”, es decir, comportamientos sexuales anormales, los cuales demostrarían que no hay una normalidad, sino que todo es construcción. En lugar de la propia identidad personal, se proclama la propia identidad de género y la identidad sexual, de ahí el acrónimo LGBTQI+. Pero esto acarrea una gran contradicción, ya que las posibilidades de “identificación” son infinitas, no hay ningún criterio que establezca límites, y muchas veces en realidad estamos ante un trastorno de identidad (como la mujer que se identifica como caballo) o ante un abuso de la teoría de género (como el hombre salteño que se identificó como mujer para jubilarse más temprano).

¿Quiénes son sus mentores y que grupos la financian?

La primera vez que se utiliza el término “género” como una realidad distinta al sexo biológico es en un artículo publicado en 1955 por el profesor de psiquiatría John Money, de la universidad Johns Hopkins.[1] Este doctor se autoproclamaba el “misionero del sexo”, y era un activista de la pedofilia y pedófilo confeso. Money postulaba que la identidad de género es fluida, es decir, intercambiable y que podía reconstruirse por medio de intervenciones quirúrgicas (en el caso de los transexuales). Para él, hacer que un niño se identifique con un determinado género solo requería la construcción de genitales típicos de un determinado sexo y la creación de un ambiente apropiado para que el niño se identifique con ese género, por ejemplo, si se decidía que fuera niña, rodeándolo de muñecas y poniéndole vestiditos y eso bastaba para que el niño sea niña. El feminismo radical toma esta idea y la comienza a desarrollar en el ambiente de las llamadas facultades del estudio de la mujer y el género, lo que da origen a la teoría del género. ¿Por qué es netamente ideológica la teoría, sin ninguna consideración científica, biológica, genética, psicológica del ser humano? Porque en los años 70’, el feminismo radical puso mucha presión política a las universidades en USA y Canadá debido a que no habían muchas mujeres enseñando y, para balancear la situación, se crearon de la noche a la mañana las facultades de la mujer y el género, para que así hayan más mujeres enseñando. El problema principal fue que nadie sabía a ciencia cierta qué se debía estudiar ahí, además de que feministas radicales tomaron los puestos, las cuales provenían de facultades de inglés, es decir, sin ningún tipo de formación científica. Y es así que se comenzó a desarrollar de modo ideológico y pseudocientífico la llamada “teoría del género”, especialmente por el trabajo de Betty Friedan, Judith Butler, Catharine MacKinnon, etc., influenciadas por el pensamiento de Simone de Beauvoir y la teoría marxista, ahora aplicada a la opresión de la mujer y de las distintas disidencias sexuales.

La ideología de género es apoyada y promovida mundialmente por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el Fondo de Población de las Naciones Unidas  (UNFPA) y otros. También se cuentan entre sus más fervientes contribuyentes las fundaciones Open Society Foundation (de George Soros), McNamara, Rockefeller y la Clinton Foundation y empresas como Google, Mastercard, McKinsey & Co., Virgin, IBM y Linkedln, las cuales presionan a gobiernos a instaurar políticas LGBT. Además, temas relacionados a la ideología de género han estado en el centro de recientes declaraciones emitidas por el G7 en Canadá y el G20 en Argentina, ambos en el 2018.

¿Cómo es la situación de Canadá respeto de este tema?

Canadá está padeciendo lo que se podría llamar una dictadura del género. La Ley 89 (2017) de Ontario le permite al gobierno sacar a los niños de su hogar si sus padres se oponen a la ideología de género. Según esta ley, la orientación sexual y la identidad de género son causal para que los padres pierdan la patria potestad. Esta ley también establece que las agencias gubernamentales prohíban a parejas con convicciones contrarias a los “derechos LGBT” el adoptar niños. En las escuelas, la Ley 13 (2012) obligó a las escuelas públicas a tener “alianzas homosexuales” (=grupos gay) subvencionados por la misma escuela, incluso si son de alguna denominación religiosa. La Ley 77 (2015) prohibió toda forma de terapia para menores que luchan con la disforia de género u otros aspectos de su sexualidad, lo que ocasionó una reacción negativa de numerosos psiquiatras y psicólogos de gran renombre debido a que la ley obligaba dejar de tratar a personas que padecían serios trastornos. La Ley 28 (2016) eliminó los términos “madre” y “padre”, y permite “acuerdos previos a la concepción” para que cuatro personas no relacionadas y no casadas se conviertan en padres “simultáneos” de una creatura. La Ley C-16 (2016) enmendó el Código Penal y el Acta de Derechos Humanos de Canadá, incluyendo la “identidad de género”, la “orientación sexual” y la “expresión de género” en la lista de razones prohibitivas de discriminación, por lo que se pena con fuertes multas y cárcel a quien use pronombres que no corresponden con la identidad auto percibida de la persona.

¿Cómo se manifiesta en la vida cotidiana?

La dictadura del género afecta a algunos más que a otros. En algunos casos significa la pérdida del trabajo, o el tener que echar a trabajadores para poder satisfacer el “cupo”. Para un hombre, especialmente si es de descendencia europea, es mucho más difícil conseguir trabajo y en algunos casos imposible (por ejemplo, para enseñar en un establecimiento público). Por ley al anunciar un puesto trabajo de tiene que decir que se dará prioridad a “minorías históricamente oprimidas”, por lo que si uno no se identifica como parte de la comunidad LGBT le es a veces muy difícil conseguir ciertos trabajos. En el 2015, el Primer Ministro Justin Trudeau dispuso que los miembros del gabinete y ministerios sean la mitad mujeres, más allá de la competencia y experiencia de estas personas. En las escuelas ya a partir de pre jardín los niños son bombardeados con una educación sexual totalmente ideológica, muchas veces impartidas por activistas transexuales. Si los padres se oponen corren el riesgo de que le quiten sus hijos, e incluso si los mismos estudiantes objetan, sus padres puedes ser denunciados de lavado de cerebro. Es por eso que miles de padres en Canadá han sacado a los hijos de las escuelas y les imparten ellos mismos la educación, con el esfuerzo y las dificultades que esto significa.

¿Qué sucede con los que opinan diferente? 

Uno se tiene que cuidar todo el tiempo en el ámbito de trabajo, especialmente en las universidades, ya que se ha establecido un sistema legal paralelo, con Cortes de Derechos Humanos, que imponen pesadas multas y cárcel a quienes no suscriban a la imposición ideológica del género y sus pronombres por el “crimen” de no dirigirse a alguien por alguno de los pronombres que esa persona decida (los cuales pueden fluctuar a lo largo del día). En los baños de las universidades hay posters con números telefónicos para denunciar a un profesor si dijo algo que te “hirió”. Los alumnos también se tienen que cuidar. Conozco el caso de una chica que fue suspendida del secundario por no adherir a la agenda ideológica (simplemente llevaba una remera que decía “Pro Vida”) y es famoso el caso de Lindsay Shepherd, quien fue reprimida duramente por presentar un video de un autor contrario a la teoría de género durante una clase (Jordan Peterson) y cuya situación adquirió notoriedad internacional por el totalitarismo ideológico de los administradores de la universidad Wilfried Laurier.

El sistema legal de Canadá se inclina cada vez más a eliminar los derechos de los padres. El miércoles 27 de febrero, la Corte Suprema de British Columbia ordenó que una niña de 14 años recibiera inyecciones de testosterona sin el consentimiento de sus padres, los cuales se habían opuesto debido a los grandes peligros para la salud que conllevan. El tribunal también declaró que, si alguno de sus padres se refería a ella usando pronombres femeninos o se dirigía a ella por su nombre de nacimiento, podrían ser acusados de violencia familiar. Ahora bien, la violencia familiar no solo conlleva el que le quiten a sus hijos, sino también penas de cárcel. Es realmente alarmante.

¿Pensás que nuestro país corre riesgos de adoptar una doctrina totalitaria? 

Argentina está sufriendo un ataque ideológico sin precedentes en nuestra historia. Teorías feministas y del género que habían sido ampliamente desacreditadas y habían perdido presencia en el ámbito académico han resurgido nuevamente con una fuerza inusitada. La situación de la Argentina se está asemejando a la de Canadá, ya que la política se ha metido en el tema y de modo totalitario ya se está imponiendo la ideología de género como doctrina superior a la misma ciencia y realidad. Un ejemplo son los centros de hormonización infantil, lo cual es realmente alarmantes ya que es un abuso al niño y un crimen contra su integridad física y psicológica. También tenemos el caso de la ESI, que en vez de ser una educación respetuosa y científica, se la usa como arma ideológica para promover la ideología de género, el aborto y el libertinaje sexual.   

Sabemos que va a estar dando conferencias en Argentina ¿Qué días y dónde?

En Argentina voy a estar desde el 6 de junio al 12 de julio dando conferencias o cursos universitarios en San Isidro, Ramos Mejía, Luján, Mar del Plata, Pinamar, Rosario, San Carlos Centro, Paraná, Jujuy, Salta, Tucumán, San Juan, Mendoza, San Rafael, Neuquén, Bariloche, Caleta Olivia, Comodoro Rivadavia y Trelew. El calendario lo pueden encontrar en mi sitio web www.pablomunoziturrieta.com

© Pablo Muñoz Iturrieta 2019

[1] Money, John. “Hermaphroditism, gender and precocity in hyperadrenocorticism: psychologic findings”, Bulletin of the John Hopkins Hospital, 1955, 95, no. 6, pp. 253-264.

contacto Pablo Munoz Iturrieta (1)

Anuncios

2 Comentarios

Responder a Cintia Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s