El progresismo y la moral sexual

El progresismo tiene una obsesión compulsiva con la actividad sexual, pero lo enmascara en una “nueva moral”, tolerante, permisiva, que no juzga, que es natural y, por lo tanto, deseada por Dios. Pero, en realidad, no es otra cosa que tratar de justificar racionalmente las propias desviaciones y falta de madurez afectiva y psicosexual.

En mi opinión, quien busca un cambio teológico y moral de tal magnitud, es porque ya lo cambió en la práctica. ¿O se creen que una persona así está pidiendo cambiar el sexto mandamiento para finalmente tener relaciones homosexuales “legítimamente”, o pretender cambiar el noveno para entonces aventurarse en el adulterio? No señores, quien no vive como piensa, termina pensando como vive y eso es lo que tenemos aquí. 

© Pablo Muñoz Iturrieta 2021

6 Comentarios

  1. Estimado Pablo: Quiero comprar tus libros Atrapado en el cuerpo equivocado y Las mentiras que te cuentan, las verdades que te ocultan. No me ha resultado por ningún medio. Vivo en Chile. Muchos saludos, Rebeca Garcés

    Enviado desde mi iPhone

    Me gusta

Responder a Antonio Rodríguez Miravete. Juntaletras. Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s