El verdadero sentido de la Navidad (y por qué no se puede sustituir)

Este año ha sido un año especial porque así lo han querido las elites que gobiernan este mundo, esos “amos del mundo” como se titula un gran libro de Cristina Martín Jiménez. La revista de esta elite mundial, The Economist, hace unas semanas catalogó al año 2020 como el “año cero”, el año del reinicio, o del “Gran Reseteo” propuesto por Klaus Schwabb, fundador del Foro Económico Mundial y quien también publicó hace unos meses un libro del mismo título. “No es casual que hayan dicho estas palabras”, comentaba Miklos Lukacs en una reciente entrevista en el canal “Que No Te La Cuenten”. Estamos ante un “reseteo” no solamente económico, sino principalmente cultural y religioso. La famosa Agenda 2030 de la ONU no es más que una guía a esta “nueva normalidad”, es decir, las normas que configurarán nuestra cultura y sociedad y, por ende, todos los aspectos del ser humano. Pero este es un proceso mucho más largo y que, hay que decirlo, comenzó con la modernidad, época de las “luces” y que marcó un profundo rechazo de Dios para ensalzar al hombre. ¿La paradoja? Que la modernidad filosóficamente decantó en la posmodernidad y terminó declarando que el hombre, o la naturaleza humana, no existe. Por eso es natural que este proceso que ya lleva siglos haya socavado la importancia del evento histórico más importante de la humanidad: el nacimiento del Salvador y su muerte y resurrección salvíficas.

Durante esta época detesto escuchar música “navideña” en la radio. Es más, la detesto no solo por la monotonía de sus notas sino principalmente por el contenido: ninguna habla del verdadero sentido salvífico de la Navidad. Es todo nieve, caramelos, te deseo lo mejor, buena suerte y otras tonterías. Excepto si uno escucha música clásica y sepa italiano o alemán… esas eran canciones de navidad. Pero lamentarse por la pérdida del verdadero significado de la Navidad implica que hay algo que no está exactamente mal, pero es al menos incompleto en cuanto al significado actual de este día. Hoy día, la experiencia navideña más común consiste en tomarse un día libre del trabajo, comer más de lo habitual e intercambiar regalos (especialmente en Norteamérica donde no existe la tradición de los Reyes Magos). Pero estos hechos, por sí mismos, son insuficientes como para hacer de este día un día relevante. Como seres humanos, nos damos cuenta de que un día es importante más allá de cualquier satisfacción materialista que nos pueda dar. Pero la Navidad en muchos casos se ha convertido en una cuestión meramente materialista y la consecuencia obvia es que el ser humano terminará eliminando un día que no ofrezca nada más que placeres materiales y que no tenga nada de especial fuera de eso. O lo va a reemplazar por otros dioses.

La civilización occidental nos ha transmitido una tradición navideña por la que a veces, si podemos, nos animamos a permitirnos lujos, como una comida más abundante y mejor que la del promedio semanal, porque es apropiado y conveniente para acompañar ese espíritu de celebración dirigido hacia algo más grande. Pero, ¿qué pasa cuando nos olvidamos de “eso” más importante? El ser humano como tal no está diseñado para fundamentar el significado de su vida en los placeres físicos como objeto de celebración. Es por eso que, si se pierde el significado de la Navidad, se pierde toda connotación festiva verdadera. Y peor aún, citando al gran Chesterton, cuando el ser humano saca a Dios de su vida, no se vuelve un ser humano “natural”, como contrapuesto a lo sobrenatural, sino que simplemente se vuelve una bestia. Y tal vez por eso es alrededor de estas Fiestas que aumentan las disputas familiares, peleas y muertes. Por eso es importante preguntarnos nuevamente cuál es el sentido verdadero de la Navidad, para no terminar celebrando algo vacío, sin sentido o, peor aún, que se termine convirtiendo en una celebración del mero placer de comer, beber y llenarse de regalos.

Según el relato de los Evangelios, los ángeles comunicaron la noticia del nacimiento de Jesús y explicaron su importancia. Según Mateo, antes de que naciera Jesús, un ángel se le apareció a José, el prometido de María, y le comunicó: “José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque lo engendrado en ella es del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados.” Y continúa el evangelista: “Todo esto sucedió para que se cumpliese el oráculo del Señor por medio del profeta: Ved que la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrán por nombre Emmanuel, que traducido significa: Dios con nosotros” (Mateo 1, 20-23).

El Evangelio de Lucas nos cuenta que un ángel le trae la noticia del nacimiento del niño a un grupo de pastores: “El ángel les dijo: No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor” (Lucas 2, 10-11). El relato de Lucas agrega que el nacimiento de Jesús es importante no solo para el pueblo de Israel sino para todo el mundo. Así lo declara Simeón, al afirmar que el niño era la “salvación” que el “Señor” había “preparado en presencia de todos los pueblos, luz para revelación a los gentiles y gloria para el pueblo de Israel”(Lucas 2, 30-32).

¿Cuál es, entonces, el verdadero significado de la Navidad? El mensaje es de gozo, incluso de “gran gozo”, pero no de un gozo superficial o basado en cuestiones materiales. La Navidad nos confronta inevitablemente con la afirmación de que la humanidad toda está en estado de pecado. Además, es un estado de pecado del que evidentemente no podemos salvarnos a nosotros mismos. De ahí la necesidad de un Salvador y de ahí el gozo cristiano que afirma que Dios mismo se ofrece para nuestra salvación al venir a vivir entre nosotros y enseñarnos lo que significa ser humano y liberarnos del pecado y la mentira por la gracia y la verdad. ¿Vale la pena celebrar y renovar este mensaje en nuestras mentes todos los años? Claro que vale la pena, pero para eso debemos tener conciencia de nuestras deficiencias.

El mundo contemporáneo se encuentra sumido en las garras de una ideología que niega lo natural, cualquier tipo de orden o norma moral y, como consecuencia, niega que estemos sumidos en un estado de pecado del cual necesitamos salvación. El posmodernismo es el culmen de un intento ideológico de bastarse a si mismo por las propias fuerzas. Además, a la posmodernidad le incomoda responder a la pregunta sobre la esencia del hombre, por lo que la mejor solución será disolverlo en una variedad de posibilidades o identidades, que cada uno se la construya como le plazca. ¿El resultado? No existe el ser humano, ni el pecado ni la necesidad de un Salvador. La noción del ser humano se convierte en un instrumento del “hetero patriarcado” y la moral un invento del cristianismo “opresor”. Pero la realidad sigue estando ahí: somos seres frágiles y el camino trazado por el posmodernismo no lleva más que a la destrucción: bloqueadores hormonales, amputación de miembros sanos, ansiedad, drogadicción, alcoholismo, suicidio, eutanasia, aborto… Estamos verdaderamente ante una cultura de la muerte que, paradójicamente, nos recuerda que somos polvo y nuestra naturaleza es una naturaleza caída llevada a su máxima expresión maligna por las ideologías reinantes. El posmodernismo, sin quererlo, nos señala a Cristo como única salida y esperanza de Salvación de toda esta locura. Porque Cristo nos vino a mostrar qué significa ser hombre verdadero, le dio sentido al sacrificio y sufrimiento, por la gracia nos perdona nuestros pecados y por la verdad nos libera de la mentira, en nuestro caso, del engaño progresista que siempre ha ceñido a la historia humana y que hoy se autodenomina “posmodernidad”.

Tal vez no todos vean en Cristo al Salvador, pero si en algo concordamos es en la conciencia de lo que está mal. Hacer el bien y evitar el mal es el primer principio del orden moral. En mi opinión, no hay mejor ejemplo a seguir que el que nos dejó Cristo, solo queda abandonarse a su gracia y su perdón.

© Pablo Muñoz Iturrieta 2020

31 Comentarios

  1. Bellísima reflexión, muy real y actual. Gracias a Dios por Su Hijo Jesucristo.

    ¡Gloria a Dios en las alturas, Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!
    S. Lucas 2:14

    Gracias Pablo por expresarlo así tan nítidamente en palabras!

    Me gusta

    1. Super comentario Pablo gracias por esta reflexion, has Puesto palabras de echos que yo por mucho tiempo he observado y la realidad que Cristo nos trajo la salvacion …

      Me gusta

  2. Es triste ver cómo habrá reuniones, fiestas, posadas y cenas copiosas, pero ninguna tiene sentido. Cuando se pregunta por qué la fiesta: es prenavideña, es por Navidad. Es una retahíla vacía y sin verdadero motivo; se baila y se excede a título navideño, lo que puede ser cualquier fin de semana. Si realmente se supiera o mejor dicho, si realmente se quisiera el significado de la Navidad, las celebraciones serían muy distintas.

    Me gusta

  3. No lo pudo explicar mejor Dr. Pablo , eso es para todo hombre de fe el sentido verdadero de lo que significa Navidad que El Divino Niño encarnado nos vino a rescatar de nuestras miserias humanas por eso desde nuestra infancia recitamos VEN SALVADOR NUESTRO POR QUIEN SUSPIRAMOS. Una Feliz y Santa Navidad para usted que con sus enseñanzas nos hacen despertar y mejorar como personas

    Me gusta

  4. Gracias Pablo por recordarnos el origen de este día y por toda tu labor, dándonos armas contra las ideas perversas de la acualidad

    Me gusta

  5. El desarrollo de las diferentes sociedad en la que estaba dividida la humanidad ha sido guiada por un Dios generoso , paso a paso inspiró el desarrollo humano a través de los siglos con personas altamente iluminada no solo en el aspecto religioso, sino también en el tecnológico y científico . El ser humano al tener voluntad organizaron sus vidas en torno a ideales acertado y otros no tanto, cometiendo errores y aciertos avanzaron hasta formar los grandes Imperios y luego a la caída de estos nacieron las Naciones como las conocemos ahora ….el siguiente paso es la unidad de la humanidad en un todo , a través de una causa común y de una fe universal. Existe un solo Dios, una sola Religión y una humanidad , reconocer esto ayudará que las diferencias tan marcadas y los enfrentamientos que estas producen vayan menguando de a poco y de paso a una convivencia prometedoramente pacífica , más humana y más elevada . Las enseñanzas de Cristo claro que ayudarán, pero tambien lo haran las que provienen de todas las religiones usando las que mejor se adecuen a los nuevos requerimientos dejando de lado las diferencias y lo que nos separa . Por si acaso, el nacimiento virginal del Señor Jesús no es exclusivo , también lo sostienen como hecho de fe los Hinduistas, Zoroastrianos y los Budistas respecto a los fundadores de sus respectivas Religiones .

    Me gusta

  6. Pablo, excelente reflexión sobre el significado de la Navidad. Bendiciones y mucha Paz y Esperanzas te traiga el Niño Dios.

    Atte. M. de la Luz

    Me gusta

  7. PABLO :
    Tu reflexion, sin duda, nos marco a aquellos que creemos en CRISTO, el Salvador del mundo, desgraciadamente, el hombre, que fue creado a » imagen y semejanza de Dios «, menos en el pecado, su ingratitud severa y voluntariosa, lo llevo a arrinconar a ese DIOS CREADOR, BONDADOSO Y MISERICORDIOSO y esto lo transformo en un irracional ser, una bestia vestida de oveja.
    Que el NIÑO , EL AMOR HERMOSO, nacido de mujer, por lo tanto engendrado, sigue siendo hasta la eternidad VERDADERO DIOS Y VERDADERO HOMBRE y que a pesar de la maldad del hombre, nos sigue BENDICIENDO Y PERDONANDO

    Me gusta

  8. Gracias, por poder reflejar en líneas el gran amor!! Y el mejor cumpleaños de toda la humanidad!! Que vale la pena recordar y conocer cada día! Dios conceda las peticiones de tu cazaron!! Y x sobre todas las cosas lo guardes para q continues Bendiciendo!! Gracias Pablo.

    Me gusta

  9. ¡Totalmente de acuerdo! El posmodernismo no sólo ha negado la dimensión sobrenatural del ser humano en cuanto a su trascendencia y su relación con Dios, ¡Sino que ha llegado a negar hasta su dimensión natural! La moral, la ética, la antropología, la ley natural, toda la esencia humana busca ser destruida en un proceso «antropocida» de deconstrucción autodestructiva. Que Cristo, nuestro Dios y Salvador, que nos enseñó a ser verdaderamente humanos y nos alcanzó la salvación y vida eterna, esté con todos nosotros. Amén.

    Me gusta

  10. «En el desierto salvaje y árido, quemado por un sol tan despiadado y abrasador que asusta hasta a los que han vivido allá toda la vida, mi imaginación hacía que me pareciera estar en medio de las fiestas mundanas de Roma. En aquel destierro al que por temor al infierno yo me condené voluntariamente, sin más compañía que los escorpiones y las bestias salvajes, muchas veces me imaginaba estar en los bailes de Roma contemplando a las bailarinas. Mi rostro estaba pálido por tanto ayunar, y sin embargo los malos deseos me atormentaban noche y día. Mi alimentación era miserable y desabrida, y cualquier alimento cocinado me habría parecido un manjar exquisito, y no obstante las tentaciones de la carne me seguían atormentando. Tenía el cuerpo frío por tanto aguantar hambre y sed, mi carne estaba seca y la piel casi se me pegaba a los huesos, pasaba las noches orando y haciendo penitencia y muchas veces estuve orando desde el anochecer hasta el amanecer, y aunque todo esto hacía, las pasiones seguían atacándome sin cesar. Hasta que al fin, sintiéndome impotente ante tan grandes enemigos, me arrodillé llorando ante Jesús crucificado, bañé con mis lágrimas sus pies clavados, y le supliqué que tuviera compasión de mí, y ayudándome el Señor con su poder y misericordia, pude resultar vencedor de tan espantosos ataques de los enemigos del alma. Y yo me pregunto: si esto sucedió a uno que estaba totalmente dedicado a la oración y a la penitencia, ¿qué no les sucederá a quienes viven dedicados a comer, beber, bailar y darle a su carne todos los gustos sensuales que pide?».
    «San Jerónimo, Doctor de la Iglesia.»

    Me gusta

  11. Muy buena reflexión Pablo, como dicen las escrituras: Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. Juan 1:9. En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. Juan 1:4, Gracias a Jesucristo porque ha alumbrado nuestros entenebrecidos corazones y nos ha dado entendimiento, nos dió libertad y salvación del poder del pecado y que su Espíritu nos llene de poder para continuar hablando de su Luz y su Verdad para con aquellos que lo necesitan y quieran escuchar.

    Me gusta

  12. Empezar por asumir un cambio personal y contagiar con el ejemplo que el Señor toma control de tu vida y multiplicar el verdadero mensaje de amor cristiano.

    Me gusta

  13. Hola Pablo, Me gusto mucho tu reflexión sobre El verdadero sentido de la Navidad! Importante recordar lo que significa lo que ella significa. Quiero de paso desearte una Feliz Navidad! Elizabeth Skickat från min iPhone

    > 24 dec. 2020 kl. 20:45 skrev Pablo Muñoz Iturrieta : > >  >

    Me gusta

  14. Le dejo unos artículos católicos tradicionales no modernista que creo que son muy necesarios y esclarecedores:

    El 25 de diciembre se fijó desde el año 221, gracias al cronista cristiano SEXTO JULIO AFRICANO.
    https://forocatolico.wordpress.com/2018/12/25/el-25-de-diciembre-se-fijo-desde-el-ano-221-gracias-al-cronista-cristiano-sexto-julio-africano/

    Es decir, los orígenes de la Navidad nada tienen que ver (ni se le acercan) con los cultos paganos saturnales de la Roma del siglo III, y que nadan tiene que ver con el Emperador Constantino (272-337).

    Paganos copiaron el 25 de diciembre a los católicos, no al revés; la verdadera historia. https://forocatolico.wordpress.com/2018/12/25/calculando-la-navidad-la-autentica-historia-del-25-de-diciembre/

    También quiero dejar estos otros artículos sobre el origen del pagano árbol perteneciente a las celebraciones del solsticio de invierno y que nada tiene que ver con la Navidad. También sobre cómo fue el proceso de introducción de esta costumbre ajena, intrusa y pagana en la Navidad.

    Quién introdujo el “árbol de navidad” y su significado anticristiano (Primera de tres partes).
    https://forocatolico.wordpress.com/2020/11/14/la-verdad-del-arbol-de-navidad-su-origen-anticristiano/

    La introducción del “árbol de navidad” en España e Inglaterra, obra de criptohebreos (Parte segunda).
    https://forocatolico.wordpress.com/2020/11/16/la-introduccion-del-arbol-de-navidad-en-espana-e-inglaterra-obra-de-criptohebreos-parte-segunda/

    El árbol de navidad comunista: una costumbre anticristiana (Parte tercera).
    https://forocatolico.wordpress.com/2020/11/29/navidad-el-arbol-es-una-costumbre-cristiana-parte-primera/

    San Bonifacio destruyó el “árbol de navidad”, 20 elocuentes pinturas y grabados lo demuestran.
    https://forocatolico.wordpress.com/2020/11/12/san-bonifacio-combatio-el-arbol-de-navidad-20-elocuentes-pinturas-y-grabados-lo-demuestran/

    Otro contradictorio intento de la Neo Iglesia modernista por justificar el “árbol de navidad”.
    https://forocatolico.wordpress.com/2013/12/26/otro-contradictorio-intento-de-la-neo-iglesia-por-justificar-el-arbol-de-navidad/

    La neo Iglesia llamada modernista y conciliar es la que surje tras el Concilio Vaticano II (1962-1965). El comienzo de la recta final de estos Últimos Tiempos empiezan debido a la naturaleza apóstata de este nefasto Concilio Vaticano II. https://uncatolicoperplejo.wordpress.com/2019/10/28/lista-pecorelli-1976-lista-de-la-gran-loggia-vaticana-operativa-en-el-concilio-vaticano-ii-1962-1965/

    El verdadero San Nicolás; la historia de la bofetada al heresiarca Arrio y el verdadero Credo de Nicea.
    https://forocatolico.wordpress.com/2020/05/07/como-era-el-verdadero-san-nicolas-la-historia-de-la-bofetada-al-heresiarca-arrio/

    Termino con dos enlaces personales:
    Twitter: https://twitter.com/NovilloLapeyra/status/1341788549071310848
    forocoches·com: https://www.forocoches.com/foro/showthread.php?p=389960735#post389960735

    Un saludo.

    Me gusta

  15. Hermosa reflexion Dr. Pablo cuanta verdad le envio muchas bendiciones desde La Toma San Luis Argentina . Pedimos a nuestro salvador para que no se apruebe la ley del aborto este martes 29 de diciembre en mi país.

    Me gusta

Responder a Martha García Ramírez Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s